Algo Bulle en tu Mirada

Algo bulle en tu mirada, algo sereno, plácido… No ajeno ni distante a mí… pero eterno y aunque sincero, también símbolo de mi desesperación. Respiro lentamente, con miedo de viciar el aire que tú exhalas con cada promesa que me haces; no trato de moverme, por si el más leve gesto pudiese romper el hechizo de tu presencia.

Quiero creer en el anhelo de tus besos, el roce de tus manos, cada leve suspense entre nosotros, ese frágil suspiro que brota del momento pasajero en que nos unimos…

Algo bulle en tu mirada, destello ambiguo que evito… No deseo comprenderlo, no podría soportar interpretarlo. Retengo tus dedos entre los míos, sólo un segundo, un placentero roce del que no me desprendo. Tus ojos brillan en los míos, tus labios sellan mi deseo y describen el fuego que desciende entre mis senos y se pierde en mis caderas…

Pero algo bulle en tus caricias, algo latente, vestido de mentira, lo veo aunque no quiera
en cada abrazo, mientras duermes a mi lado. Quiéreme amor, guárdame en tu pensamiento, retenme aún unos momentos...

Algo bulle en mí, no quiero ver pero sé, no deseo saber pero comprendo, no tengo que comprender para adivinar que te he perdido... Y ahora bulle en mi interior un terrible lamento.

© Maite Rodríguez Ochotorena. Todos los derechos reservados.

Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte