Alma Nueva

El alma tendida se eleva frágil, apenas tallada de memoria, apenas dibujada. Dulce mirada, ingenua caricia de su voz aterciopelada, gira y gira entre las estrellas, busca una nube, la más alta, quiere alcanzar esa promesa, brillante en el horizonte, sobre el mar, reflejo susurrante de todos sus anhelos. El alma cándida inclina su mejilla, roza breve la esperanza, y se acurruca buscando refugio en el viento.

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad