Tus Manos

Una dulce caricia promesa de otras tantas, cálida piel en mi regazo, prolongado beso de tus dedos en torno a mi cintura, modelando mi sonrisa, besando mis labios... Un rubor apasionado enternece cada gesto cuando rizas mis cabellos; tu pulso penetrante se entrelaza entre mis dedos al susurrar los tuyos tanta ternura cuando coges mi mano. Ansío ese roce inesperado, ese leve gesto al tomar mi cara con amor y atrapar esa mirada, promesa de pasión, regalo de una unión eterna de tu alma con la mía, corazón con corazón.

© Maite Rodríguez Ochotorena. Todos los derechos reservados.

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad