Dulce Veneno

Un murmullo me azota, amor, hiere brutal entre las olas que aturden, oprime el alma de tormento, me reclama.
Es un grito ahora, amor, un lamento angustioso de lágrimas repleto, oprime el alma de tormento, me reclama.
Es suspiro, es desgarro, amor, siento el alma candente por dentro. Oprime el alma, el corazón, me arrebata, me reclama… Desfallezco, por ti, amor, eres el dulce veneno que me hace esclava… de lo que siento.

© 2008. Maite R. Ochotorena. Todos los derechos reservados.

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad