El Sueño y la Brisa

Ella duerme el sueño manso, el rostro sereno, los ojos cerrados; hunde el semblante en mullido algodón, perfumado de rosas el suave olor que envuelve en las manos; tiene el cuerpo tendido, el cabello esparcido de sol reflejado; duerme arrebolada, el rostro sereno, los ojos cerrados…
Duerme serena y plácida, cuando la brisa llega, ligero el soplo con que se alienta; llega y la cubre a ella, de besos frescos, de caricias tiernas… Es la brisa de primavera, que arrastra el sol, revolotea… Se ha enamorado de ella, del rostro sereno, del cuerpo abrazado.
Ella duerme al sol temprano, los labios rojos, el rostro velado; la brisa se enreda en ella, quiere besarla, robarle el aliento… ser el perfume que la embelesa.
Ella duerme arrebolada, el rostro sereno los ojos cerrados; hunde el semblante en mullido algodón, perfumada de rosas la suave brisa que envuelve en las manos; tiene el cuerpo tendido, el cabello esparcido, de dulces caricias todo enredado; duerme arrebolada, el rostro sereno, los ojos cerrados…

© 2008 Maite R. Ochotorena. Todos los derechos reservados

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte