La Palabra Herida

No es la memoria en la perdida justificación, no es la respuesta en la medida de los sueños, es la impronta del destino en cada frase, el martillo justiciero del verbo mancillado, el rasgado trazo de la palabra herida.
Es el péndulo amado del pensamiento hilado, la magia del hechizo elaborado, el deseo descrito de colinas bajo el cielo, de cuadros vívidos en el lienzo, es la promesa hilvanada del deseo hecho letra, cada línea amada, sentida, descrita…
No es la memoria justificada en la excusa del olvido, no es la pregunta en la impoluta inspiración, es el rasgo perfecto del alma en cada verso, la emulación del espíritu en el gesto atrevido, de cada palabra el embeleso.

© 2008. Maite R. Ochotorena. Todos los derechos reservados.

Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte