La Mentira

Lánguida se estremece la lengua cuando miente. Es el anfiteatro del invento, la versión postergada de una vida imaginada, el cuento sin cuentos del retoño enardecido y el ego que oscurece el alma. Lánguida se descuelga en nuestra mente, la mentira se crece, se retuerce…
Lánguida y perezosa, descarnada en su desnuda postura, zalamera y persistente. Se mece en el devaneo y hiere. Más profundo que una daga, más ardiente que el más candente hierro al rojo, marca con dientes de sable la mentira, deja una huella eterna de su lengua viperina.
Lánguida y candente, perenne en el intento, avanza y retrocede. Amante hechicera se divierte en el ingenio, tiende la trampa del veneno de palabras, hiel de tono siniestro, susurro de sombras y rincones secretos.
Lánguida se estremece la lengua cuando miente…

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte