Un Viaje Sin Destino

El trazo de un viaje se dibuja con líneas imprecisas cuando se viaja sin destino, pasa rápido e indefinido, dejando tras de sí una larga estela de "hubiera", "podría", y "ojalás" nunca pretendidos, como sombras de esos sueños de un recorrido sin futuro, porque es un viaje cobarde y ciego... El trazo de un viaje sin destino se deja llevar a sí mismo en un recorrido vertiginoso... se precipita y se devora, y al final de su camino no queda nada de lo que pudo haber sido, porque jamás guardó promesas ni compartió motivos, es un viaje vacío de sí mismo, un viaje sin destino...

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte