Grandes Cosas

No tengo grandes secretos, salvo los que enredan mi confusión a veces, esos que sustentan el pasado y se descuelgan monótonos desde el corazón al alma... No tengo que hacer un esfuerzo excesivo por abrir el cajón de mis deseos, sino por lograr que de tantos acumulados no se tiñan de negro.
No tengo grandes miedos, sólo uno, tenebroso, serpentea entre mis dudas y envenena mi pensamiento... No tengo que hacer con ese miedo sino pintarlo con un haz de luz del sol, extenderlo al viento y tenderlo a las estrellas de mis sueños, donde vestido con ropajes de encanto y magia se crea a sí mismo como un personaje de cuento... con final feliz.
No tengo grandes retos, sólo uno, frágil y luminoso, se tiende en mis ideas y se devanea cosquilleando mi futuro, tan esquivo como accesible, gigante y pequeño. No tengo que correr tras su devaneo burlón, sino echarme a su lado y dibujarlo con mis manos, con el perfil de mi ilusión.

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad