La Sonrisa...

La sonrisa, cuando es genuina, y espontánea, se expande y fluye sin fronteras, bordeando las angustias, sobrevolando el miedo... más allá de ti, por fuera y por dentro, hacia el corazón. La sonrisa, cuando brota, amanece espléndida y promete sueños cumplidos, alienta el corazón y derrama esperanza. La sonrisa, cuando te besa, agita el alma...

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte