Los besos de las estrellas son gotas de rocío

Gotas de rocío, gotas cálidas bajo el sol de un nuevo día, brillan en el verde mar por la mañana, como las estrellas en el cielo... Se agitan con la brisa y murmuran... apenas se escucha, pero arrullan el mundo con su baño de lágrimas nocturnas... Cristales vibrantes suspendidos brevemente, son lágrimas del cielo, presas de su trémula presencia, tan lábiles como un suspiro, pasajeras por un día, mensajeras de la luna y las estrellas, besos del firmamento infinito que nos tiende su ternura con miríadas de maravillosa caricia, desprendidas del universo helado para calentar el corazón en mi pecho, con su radiante belleza, que la brisa se bebe y el sol derrama... Gotas de rocío, se tienden sobre el mundo con la primera luz del alba... para dormir el sueño eterno y renacer a veces con la luna, una a una, o descolgarse de las estrellas, como el hálito del cielo que nos retiene... besos de rocío que ahora contemplo, bajo la luz de la mañana cálida.

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad