Polvo de estrellas

Tiene entre sus manos leche de estrellas,
un fulgor nacarado que refleja la luna...
tiene entre sus dedos anillos vespertinos,
enredados en bucles dorados que al amanecer
se vuelven murmullos de otoño temprano...
Lleva las manos alzadas,
deja que el viento las bese al alba,
y mientras la luna en el cielo se estremece y desaparece,
entrelaza sus dudas y de sonrisas se envuelve...

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad