Si te vas...

Si vas a marcharte hazlo, supongo que esto es un adiós para siempre, una vuelta de tuerca más al corazón, que se oprime y revienta de amargura, que se encoge y se retiene, se repliega y oscurece como una bestia herida... contenida en su bastión más inexpugnable, allí donde tu último adiós no pueda alcanzarle...
Si vas a marcharte hazlo rápido, vuélvete y camina, no mires atrás, no entretengas mi pena, no revuelvas este charco bajo la lluvia, que tus huellas son profundas y se hunden en mi pecho como puñales que retuercen la herida hasta arrancarme un ahogado llanto de desesperanza...
Si vas a irte suelta mi mano, libérame de ti para que pueda respirar al fin, vete y deja mis manos de las tuyas, que mis dedos aún guardan el sabor de tu piel y mis labios el clamor de tus besos... Vete y no vuelvas mientras aún hay tiempo...


Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad