Un Brindis...

Brindo por esos días que empiezan mal y acaban bien, por los que empiezan bien y acaban mejor, por los que empiezan y terminan para volver a empezar y seguir esa rueda interminable de nuestras vidas... Porque mientras rueda significa que estamos aquí, significa que bien o mal podremos cambiar las cosas, esforzarnos por hacerlas mejor, sonreír a la adversidad, de frente, darle la espalda a la inseguridad y tomar ese sendero estrecho y oscuro sin que nos de miedo lo que esconde. Porque mientras rueda, con cada click del engranaje se engrandece nuestro espíritu y nos define más, nos engrandece y nos eleva... Porque nos llena de arrugas de experiencia y nos pinta de colores de tormenta y de verano, y con cada giro, nuevo y más amplio, aprendemos que no estamos solos... a mirar alrededor y bailar al compás de un universo infinito y variado, bailar al son de la vida, con el corazón latiendo al ritmo de otros ajenos o cercanos, una canción que suena de fondo, fuerte y constante, la que nos empuja a girar, todos a una, unidos en esta experiencia grande y única que es la vida. Brindo por cada día y cada noche compartidas, brindo por cerrar los ojos y al abrirlos... poder mirarme en los del amor, y verme reflejada en ellos.

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad