Vestirme de ti...

Salir a la luz de la mañana y serpentear entre tu piel, dejándome llevar por la cadencia de tus labios, que susurran suspiros incandescentes entre mis poros, como torrentes de éxtasis que me erizan el pensamiento... Asomarme al brillo de ese velo en tu mirada, y beberme a sorbos desesperados ese amor que se desprende de tu magia... Sentir el roce de tu anhelo entre los dedos, caricias que se insinúan, como una mar ondulante de emociones que suben y bajan, en oleadas cálidas... que me atormentan y me atrapan... que empujan los latidos de mi corazón hacia el infinito... hacia ti, que me enredas y envuelves... Salir a la voz que me susurra y dejarme llevar por el sabor de tus besos... que me traspasan y elevan dulcemente... allá donde los ojos ya no ven y el alma se pierde, envuelta en la tuya, en un para siempre despiadado del que no quiero desprenderme aunque sólo durase un instante...

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad