Entrevista en La Plaquette





jueves, 19 de junio de 2014

«Quería tratar la destrucción de la inocencia». Maite R. Ochotorena presenta "El secreto de la Belle Nuit" en La Plaquette


Mañana tendremos en La Plaquette a la escritora Maite R. Ochotorena, autora de la novela El secreto de La Belle Nuit, una historia sobre «la destrucción de la inocencia» ubicada en plena Revolución Francesa.

La pederastia es un tema muy delicado. ¿Hay que ser valiente para escribir?

Valiente… es una cuestión que me ha supuesto muchas dudas, sobre si era un tema adecuado, si acertaría en el modo de tratarlo, cómo llevarlo… Supongo que atreverse a tratar algo tan… frágil tiene algo de valentía, ¿o de temeridad? pero cuando decidí escribir esta historia sabía a lo que me arriesgaba y, de todos modos, quería contarla, por todo el trasfondo que conlleva y al que yo quería llegar. No es sólo la pederastia en sí misma, es toda la oscuridad alrededor, y es una cuestión de ahora, pero también de antes; siempre ha existido aunque no se haya sacado a la luz tanto como ahora, y quería ponerla en cuestión. A través de ella además trato un punto para mí crucial en esta novela: la destrucción de la inocencia en todas sus formas, algo que se da a muchos niveles en las relaciones entre las personas habitualmente, por desgracia.


Centrar la historia en otra época y en otro país, ¿te ha protegido, de alguna manera? Quiero decir, ¿crees que hubiera sido difícil —demasiado controvertido, quizá— ubicarla en el momento y el lugar en el que vives?


No. De hecho en un principio la historia iba a desarrollarse en la actualidad, pero casualmente leí un artículo sobre la Revolución Francesa y me cautivó un escenario tan complejo y difícil, donde el terror y la sinrazón en un movimiento que precisamente luchaba por traer la luz al antiguo mundo, camparon a sus anchas. Me pareció envolvente y adecuado desarrollar este drama en un momento así, y que todo lo que les aconteciera a los protagonistas se viera empujado a su vez por ese otro devenir, más grande e imparable, que arrolló a la gente de la época.


Uno de los factores que hacen que El secreto de La Belle Nuit sea tan inquietante es la oscuridad. En muchos momentos, el lector no ve qué está pasando. Puede ponerse en la piel de Mireille, y no saber por dónde andan las ratas, por ejemplo. Tampoco se narra de manera explícita qué sucede en la sala roja, pero es imposible no imaginar con repugnancia lo que sucede. Incluso podemos oler la putrefacción de la celda, y saborear esa comida mohosa con la que se alimenta a Mireille. El secreto de La Belle Nuit es una novela incómoda en ese sentido, porque juega muy bien con los sentidos del lector. También en la novela se juega con los sentidos de los personajes. Primero se les priva de libertad, y después de la vista. ¿Crees que existe una relación entre la libertad y la vista (oscuridad-claridad)? En otra ocasión de la novela también nos encontramos con una relación parecida: la madre que, tras el secuestro de su hija, decide ingresar en un convento y no volver a escuchar hablar de su niña. Esa privación de la libertad (reclusión) y de conocimiento, para sentirse libre de culpa. 
Lo mismo pasa al contrario: cuando hablas de paisajes, (y de esa nieve, y de esas incesantes lluvias), podemos verlos con total claridad. ¿Conoces Francia y las localidades donde se desarrolla la novela? ¿Se puede escribir de un lugar sin haber estado ahí? 


Como te decía al principio, en El secreto de La Belle Nuit quería tratar algo difícil de plasmar, y que me inquieta muchísimo, por eso hay varias oscuridades, varias formas de estar relacionado con ellas, y varias maneras de hacer que el lector las experimente e interiorice: me asusta muchísimo el que podamos ser víctimas del mal, estando ciegos ante su presencia, voluntariamente o no. El que en la celda Mireille no pueda ver, o no se sepa lo que sucede explícitamente en la Sala Roja, habla de una víctima que pese a estar envuelta e incluso devorada por el mal… no es capaz de verlo o no es capaz de afrontarlo. El que la madre de Guisset se recluya voluntariamente habla de la renuncia y el temor a afrontar una culpa que en realidad ella misma se achacó… Los escenarios son desde luego partícipes y cómplices para acorralar aún más a los personajes. Sí se puede escribir sin haber estado allí, aunque no es nada fácil y requiere mucha documentación… Hubiese preferido tener ocasión de visitar todos esos lugares, qué duda cabe.


Me declaro fan absoluta de Elizabeth Guisset. Se nos presenta como una femme fatal y resulta ser mucho más. En contraposición tenemos a Milena, que también sufre mucho, pero que está continuamente protegida. ¿Te parece que la sociedad aún tiende a mirar mal a la mujer independiente?


En muchos casos sí, aunque se predica lo contrario, se tiende a sobreproteger y a temer a la mujer fuerte e independiente. Hemos avanzado más en la teoría que en la práctica y creo que nos hemos etiquetado antes de haber cumplido con la faena, jajajaja. Aún hay mucho que hacer en este sentido.


La narración es muy visual. Desde la primera página nos damos cuenta: En medio de la muchedumbre tres hombres se movían al unísono, oculto el rostro bajo negros sombreros de ala ancha. Esas tres siluetas inquietantes entre una muchedumbre que abarrota la feria de Nantes, que me imagino llena de colores, y el sombrero azul de Mireille sobre su pelo rubio, alejándose de la vista de sus padres. ¿Consideras que te han influido tus estudios de Cine y tu experiencia como guionista de videojuegos? ¿De qué manera?


Absolutamente, porque en el cine todo es evidentemente más visual, y la imagen juega un papel preponderante. Todo, los colores que utilices, luces y sombras, los elementos naturales, el sonido, el ritmo… pueden ser un personaje más que ayuda al espectador a meterse en la trama de forma mucho más visceral… o tener un significado que todos podemos reconocer, como el rojo asociado a la sangre, al calor y a la vida… Yo no sé escribir de otro modo. Lo veo en mi imaginación como si fuese una película, y así lo plasmo, utilizando todos esos recursos riquísimos y… poderosos.


También me gustaría saber cómo ha sido la experiencia de publicar tu novela. Cómo te decides a publicar, cuál fue tu criterio a la hora de enviar tu manuscrito a editoriales, y cómo crees que está siendo la acogida de la obra. 


Cuando terminé la novela al principio no creí que fuese a gustarle a nadie, qué va… Pero luego la leyeron algunas personas de mi entorno y todos me empujaban a hacer algo con ella, y al final me dije que merecía la pena intentarlo, sobre todo cuando es mi pasión, escribir… ¿Qué podía perder? Así que la maqueté a través de Lulu, una página que permite imprimirla en formato rústico o como quieras, y la envié a las editoriales de ese modo, pensando que les sería más agradable de leer así que con seiscientos folios… Escogí las editoriales que publican novela del estilo de la mía y la mandé estrictamente a ellas. No sé si influyó o no la forma de presentarla, pero el caso es que todas me respondieron, al menos. Aún es pronto para saber cómo está siendo acogida la obra, acaba de ser publicada, pero la gente me dice que se engancha.



Maite R. Ochotorena en la Feria del Libro de Donostia



La autora: Maite Rodríguez Ochotorena estudió Cine y Vídeo en San Sebastián. Terminados sus estudios, empezó a colaborar con una importante empresa del sector de los videojuegos, para el desarrollo de aventuras gráficas en las que pudo ampliar su experiencia como guionista aplicadas a este apasionante sector, habiendo colaborado con la empresa madrileña Dinamic Multimedia o con la barcelonesa Gaelco.
El secreto de la Belle Nuit es su primera novela, y en ella refleja claramente la pasión que la autora siente por el misterio y la intriga. Un ritmo trepidante lleno de sorpresas mantiene al lector atrapado en una trama intensa, cuyo voraz avance se nutre de la influencia que el mundo del cine ejerce sobre la escritora.
La cita: Viernes 20 de junio a las 20h. Librería La Plaquette. C/ Milicias, 10 (Logroño)
El libro: Puedes adquirirlo en la La Plaquette, y también a través de la tienda online.




©La Plaquette 2014

Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte