Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

A veces...

Imagen
A veces, cuando quieres abandonarte y soltar las riendas, cuando quieres perderte y correr sin mirar atrás, dejarte llevar por la corriente y ver qué pasa... saltar y caer, lanzarte y probar, a lo loco, sin pensar, sin importar lo que vendrá... A veces, cuando sientes que todo te supera y te parece que no puedes seguir, cuando la mente entra en barrena y tu mundo se vuelve loco y tu vida del revés, y quieres dejarte llevar... Cuando tu música favorita deja de gustarte y pierde sentido, cuando lees sin entender y mil veces lees y sigues sin entender... cuando oyes sin escuchar y miras sin ver, porque la vida te engulle y te entra vértigo porque no frena... y quisieras saltar... abandonar el vagón de este tren descarrilado... A veces, esas veces, frenéticas, asfixiantes, tremendas... A veces, cuando quieres saltar, volar, cambiar... es mejor probar... y ver qué pasa.


Maite R. Ochotorena

La Felicidad Es la Vida Contigo...

Imagen
...porque desde el primer instante las líneas escritas desvelaban nuestra íntima complicidad; porque desde el primer encuentro tu mirada y la mía revelaban lo que el corazón no se atrevía a confesar; porque cada minuto a tu lado ha sido un regalo...
Mil caricias y mil besos no nos bastan para decirnos "te quiero", mil días con sus noches no sirven para saciar nuestra necesidad, de mí y de ti... Porque desde el principio la magia nos enredó en su dulce madeja, y así, entrelazados los dos, envueltos en hermosos hilos de ternura, ebrios de felicidad, nos hemos dejado llevar por esta preciosa corriente, enamorados, amándonos... a merced de la vida y de nosotros mismos... Porque desde que te conozco no he dejado de sentir... que la vida sin ti no es menos valiosa, pero sí menos completa, que compartir contigo los días y sus noches, los ratos buenos... y los malos, los sueños y los miedos... es un viaje sin fronteras que expande el corazón, lo hace más grande y me hace mejor... H…

El ego perverso...

Imagen
Se vuelve el ego caprichoso, y tiene entre sus dedos largos un soplo de mi aliento; se vuelve y aspira, poco a poco, esa parte de mí... y mientras sacia su sed me contempla, y veo en sus ojos la malicia y el deseo. Quiere mi alma entera, y si puede, calmará su anhelo arrebatándome cuanto poseo: un ápice de mis sueños (le basta para hacerse dueño y señor de mi pensamiento...), una porción de mi corazón, un latido largo... y otro más pequeño, los primeros pálpitos de la mañana, los más tiernos. Se vuelve el ego perverso, se vuelve y me mira, y por sus dedos resbala una lágrima robada, aún tibia... lleva en su interior muchos de mis secretos... Se vuelve y la bebe mientras me observa... la bebe a pequeños sorbos... y siento cómo languidece en mi interior... todo lo que soy, lo que hubiera llegado a ser, lo que fui... o lo que nunca tuve el valor de ser... Se vuelve el ego caprichoso... y me dedica un beso, un beso sin ternura, un beso burlesco... Se vuelve y me devora, me engulle por ent…

Mientras duermes...

Tendida en la mañana te contemplo en silencio, temerosa de agitar la quietud que mece tus sueños. No quiero romper la magia que te envuelve... tan frágil... Sé que algún milagro hace latir tu corazón por mí, y yo necesito sentirlo en el pecho, necesito ese ritmo, a veces violento, a veces suave, que a su vez, e inevitablemente, marca el mío y lo dispara sin remedio... Su clamor retiene mi voz y nubla mi pensamiento, me embelesa y me pierde... y no quiero perderlo. Es tan plácido ahora que duermes... Eres el hechizo que me atrapa, un conjuro cubre tu piel y la envuelve de ensueño; la memoria entre las sábanas me habla de caricias, de los besos eternos que aún me estremecen; podría rozarte con la punta de mis dedos, pero prefiero mirarte... prefiero guardar tu sueño. Tendida a tu lado siento envidia de la luz del día, que se derrama sobre ti y te envuelve, amante ladrona... me arrebata un ápice de tiempo por no querer perderme este momento... Podría llamarte muy quedo al oído, murmurar …

Gracias a todos!!

Imagen
Hoy tengo que daros las gracias a todos los que me habéis apoyado desde que comencé con esta andadura de ser escritora... Algunos ya me conocíais y siempre habéis apostado por mí, mis más fieles lectores, os quiero!! Otros sin conocerme me habéis brindado la oportunidad sin saber quién soy ni lo que escribo, y no puedo estar más sinceramente agradecida por ese apoyo inesperado muchas veces, sincero siempre y que me ha dado alas, y una ilusión tremenda para seguir luchando por lo que más adoro: escribir. Gracias a todos, de verdad, por abrirme las puertas de vuestra imaginación, por leerme sin prejuicios, o con ellos ;) ... por venir a mis presentaciones (a veces algo caóticas, jajaja), por aparecer en las ferias en las que he podido estar, y por estar deseando que vaya allí donde aún no he llegado (aunque en breve será una realidad, ya lo veréis!!). Gracias a los que me habéis recibido de buen grado sin saber quién soy, e incluso me habéis apoyado comprando un ejemplar así, en frío: A…

Perdóname...

Imagen
...si en algún momento te dejé ir, si un día te hice sufrir... perdóname, perdona mis vaivenes, mi baile tortuoso, con el que a veces te arrastro...
Si alguna vez te hice daño, si me dejé llevar por el pánico y te borré de mis cálculos, si te aparté y me bebí tus lágrimas, saciando mi sed de perderte para saber qué se siente...
Si una vez fui cobarde, si una vez y otra dudé de ti y de mí, si no quise mirarte a los ojos, por no ver la única verdad, la única que me importaba, la que me hubiera hecho cambiar...


Si después de todo me solté de tu mano, cuando prefería aferrarme a ella, anclar mis dedos en los tuyos y navegar a tu lado... henchidos nuestros corazones por un mismo viento, a través de las corrientes de este mundo caprichoso y voluble, a través de las tormentas... al son de un mismo ritmo que suene sólo para nosotros, al compás de un baile único, frenético, extasiado, dulce y eterno...
Perdóname si te hice sufrir, perdona si te arranqué lágrimas de frustración, si no te di un…

El mundo se detendrá por ti...

Imagen
Cierra los ojos. Cierra los ojos y piensa... Y piensa mientras te dejas llevar, que el mundo y su frenético avance han quedado atrás... Cierra los ojos y escucha la suave cadencia de tu corazón, el pulso rítmico, acompasado, el dulce martilleo que mueve tu universo interior... ¿Dónde quedan tus pensamientos más verdaderos? ¿En qué parte de ti los enterraste? ¿En qué momento decidiste ignorarlos para vestirlos de comedia, de burla y de olvido? Busca el instante mismo en que comenzó la parodia, cuando escogiste olvidar quién eres para seguir las huellas de otros, al margen de ti mismo, dejando a un lado tu pasión... Cierra los ojos, y deja fluir el amargo engaño, déjalo correr, que se vierta de ti y se distienda como un vaho malsano, que se disipe como la bruma de la mañana, cuando el sol la rasga e irrumpe para sembrar el día de luz y calor... Deja que tu voz se eleve por encima de todo ese ruido, que se alce alta y clara, hasta que puedas oírla sin confusión... Olvida quién decidiste …

Día de tormenta...

Imagen
Hoy he amanecido con el cielo encapotado... lloviendo y tronando!! Hace un día de esos otoñales, más oscuros, de esos que te apetece que truene más, que llueva más, que caigan rayos y centellas, que se estremezca la tierra y que el día se vuelva noche, y que los relámpagos crucen el cielo zigzagueando, mientras el ensordecedor estallido y la electricidad te erizan el vello en el cuerpo... Venga la tempestad!!! Que tiemblen los cristales!!! jajajjaja
Pdata: sin pasarse eh? y yo en casita bien resguardadita... jajajaja

¿Qué sientes?

Imagen
¿Sientes la brisa cuando amanece? ¿sientes la vida en las esquinas, en ese tejado viejo salpicado de matas y tejas rotas, en la ventana abierta que esconde vidas ajenas, en las aceras desconocidas y en el horizonte que se expande suspendido en la bruma...? Dime, ¿sientes algo cuando despiertas, al salir a las calles anónimas repletas de actividad, al pasear sin rumbo o cuando te detienes sin saber por qué... cuando sonríes o cuando te abrazan...?
Dime, ¿tienes el coraje para sentir algo más que tu voz, tus miserias, tus lamentos, tu soledad, tu pena...? ¿Sientes que formas parte de algo más allá de lo que te cuentan, más allá de lo que ves, de tus propios límites, de las prohibiciones y las trabas? Dime... ¿percibes las miradas o sólo ves unos ojos que te miran? ¿te detienes en la sonrisa o te palpita el corazón en el pecho cuando la emoción te inunda? ¿puedes ver las estrellas en el cielo, por encima de ti, por encima de tus preocupaciones, por encima de ese manto gris del otoño inci…

Puede ser hoy?

Imagen
Ven, siéntate un ratito, quédate a mi lado y dime qué ves, dime (si puedes), algún remedio para la desesperanza, alguna fórmula mágica que me arranque esta pena inmensa de las entrañas.
Ven y quédate un rato, abrázame sin tiempo ni medida, para estrechar tu corazón y hacerme sentir algo... el palpitar de tu pecho, ya que no el del mío: al menos podré hacerme una idea de lo que es estar vivo.
Ven, préstame tus sonrisas, tal vez si las llevo un rato sepa dibujarlas sinceras y espontáneas, como las tuyas; préstame algo de tu coraje, de tu pasión, de tus sueños... necesito vestirme de gala esta noche y lucir algún deseo de esos incandescentes, para no caer aún más profundo, hacia ese abismo que me espera y me da tanto miedo...
Ven, ¿puedes hoy? ¿puede ser ahora? ¿puedes darme tiempo? Una pausa en el tiempo, un aliento que me permita respirar de nuevo... ¿Te quedan ratitos que compartir? De esos cálidos, de esos tiernos, necesito muchas dosis de ternura, algo que aplaque este dolor y espan…

Aún no...

Imagen
No tengo prisa, para esto no. Necesito sentirlo y retenerlo un ratito más antes de soltarlo, antes de dejarlo marchar, no vaya a ser que se me rompa algo por dentro, algo irreparable.
No tengo prisa, o no quiero ser consciente del tiempo, ni de cómo discurre ni de cómo se burla de mis esfuerzos por ignorarlo... cuando es evidente que me traspasa y me va dejando menos opciones y más angustia.
No tengo prisa, me niego a perderlo tan pronto, ahora que lo he encontrado... prefiero regodearme en la despedida, en la nostalgia que sé que vendrá cuando ya no esté, prefiero prolongar lo inevitable antes de padecer el vacío inmenso que sé que dejará, una ausencia casi palpable, a la que me aferraré con uñas y dientes durante un tiempo... todo el otoño, todo el invierno... o toda la vida.

No tengo prisa por empezar a sentir todo lo que me quedará después, al otro lado de esa gran nada, cuando ya no esté. Escojo mantenerlo cerca todos los instantes que tenga, escojo saborearlo mientras pueda, ant…