Perdóname...

...si en algún momento te dejé ir, si un día te hice sufrir... perdóname, perdona mis vaivenes, mi baile tortuoso, con el que a veces te arrastro...

Si alguna vez te hice daño, si me dejé llevar por el pánico y te borré de mis cálculos, si te aparté y me bebí tus lágrimas, saciando mi sed de perderte para saber qué se siente...

Si una vez fui cobarde, si una vez y otra dudé de ti y de mí, si no quise mirarte a los ojos, por no ver la única verdad, la única que me importaba, la que me hubiera hecho cambiar...


Si después de todo me solté de tu mano, cuando prefería aferrarme a ella, anclar mis dedos en los tuyos y navegar a tu lado... henchidos nuestros corazones por un mismo viento, a través de las corrientes de este mundo caprichoso y voluble, a través de las tormentas... al son de un mismo ritmo que suene sólo para nosotros, al compás de un baile único, frenético, extasiado, dulce y eterno...

Perdóname si te hice sufrir, perdona si te arranqué lágrimas de frustración, si no te di una explicación, o no pude dártela...

Perdóname, sólo era miedo...

Sólo miedo.

Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte