¿Qué sientes?

¿Sientes la brisa cuando amanece? ¿sientes la vida en las esquinas, en ese tejado viejo salpicado de matas y tejas rotas, en la ventana abierta que esconde vidas ajenas, en las aceras desconocidas y en el horizonte que se expande suspendido en la bruma...? Dime, ¿sientes algo cuando despiertas, al salir a las calles anónimas repletas de actividad, al pasear sin rumbo o cuando te detienes sin saber por qué... cuando sonríes o cuando te abrazan...?

Dime, ¿tienes el coraje para sentir algo más que tu voz, tus miserias, tus lamentos, tu soledad, tu pena...? ¿Sientes que formas parte de algo más allá de lo que te cuentan, más allá de lo que ves, de tus propios límites, de las prohibiciones y las trabas? Dime... ¿percibes las miradas o sólo ves unos ojos que te miran? ¿te detienes en la sonrisa o te palpita el corazón en el pecho cuando la emoción te inunda? ¿puedes ver las estrellas en el cielo, por encima de ti, por encima de tus preocupaciones, por encima de ese manto gris del otoño incipiente que entristece tus días...? ¿puedes ver entre las sombras la luz, tras las palabras el sentido de la vida, en tu presente la belleza de cada instante? Dime, ¿aún estás despierto o duermes el sueño de una apatía sin fin... a punto de tragarse tu mundo?

Dime la verdad, ¿estás despierto o dormido?

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad