Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

«Reflejos», un relato de terror

Imagen
Sara clavó sus ojos tristes en la pulida superficie del espejo, en el vestíbulo. Estaba a punto de salir para ir a trabajar, pero algo la había retenido al pasar hacia la puerta de la calle, algo indefinido, gélido y arrebatador: un impulso. Vio en su reflejo aquella imagen de sí misma a la que estaba tan acostumbrada, distante y extraña, la de cada día. Entrecerró los ojos tratando de atisbar a través de la figura escuálida que veía algo de humanidad, de sentimiento, pero su reflejo evidenciaba que estaba vacía, hastiada y cansada. Giró hacia la puerta con gran desgana, la abrió y salió en silencio. De camino a su estudio, aferrada al volante del viejo coche que conducía desde hacía cuatro años, no dejaba de preguntarse qué clase de maldición se había apoderado de su alma. No lograba sentir nada, vivía sin emociones, se limitaba a pasar por la vida como si nada pudiera afectarla a ella, ni ella pudiera afectar a nada ni a nadie… como un fantasma. Separada, sin hijos, sin amigos, lej…

«El Visitante», un relato de terror

Imagen
“Abre la puerta, llaman. Atiende… Pero vigila, porque al otro lado pueden estar tus miedos. Aguardan en la sombra para traspasar la línea, y no sabes para qué han venido. Abre… Abre la puerta. La duda te reclama.”



En aquella hora enajenada de una noche cualquiera, rompió esa frágil barrera del tiempo y del silencio el rumor del agua al caer sobre el tejado. Se precipitó repentinamente desde aquellas nubes desgarradas del cielo nocturno y descendió tejas abajo hasta derramarse al suelo como un manto denso, acompañado de una siniestra melodía. El cielo tenebroso fue fustigado por resplandecientes latigazos que lo atravesaron de lado a lado, desgarrándolo... y un fondo zumbante de inquietante constancia se levantó desde lo alto... El viento aulló trayendo funestos presagios... mientras los cristales vibraban en el salón, confirmando la inminente llegada de una espantosa tormenta. El tiempo se detuvo al apagarse la luz del vestíbulo; se detuvo como se detienen las agujas del reloj cuando éste y…

La Tierra...

Imagen
La tierra, cuando es audaz y se tiñe de rojo fuego, cuando brota y se vierte de ámbar, de reflejos cristalinos que cuelgan como gotas doradas, brillantes y turgentes… La tierra, cuando es generosa y sabe como la madera, el viento y la lluvia, cuando guarda el secreto de las manos que la cuidan, cuando palpita vigilante, dispuesta a regalarse…
La tierra…
…es entonces la vida misma regada de ardiente vino, el espíritu cadencioso al ritmo de la brisa, el pulso apaciguado, pero poderoso, latiendo bajo nuestros pies… y de su paisaje colorido en el otoño nos trae la nostalgia perezosa que huele a sueños añejos, sabores reposados que traspasan el alma entera y se expanden en el paladar… como una promesa imperecedera en la memoria.

«La Voz del Trovador», un relato de amor

Imagen
Capítulo 1
El tren de cercanías irrumpió en la abarrotada estación. Llegó como una punta de acero temprana, gastado de óxido viejo y decorado con imaginativas pintadas. Era un tren cotidiano, transportaba la rutina del trabajo, los sueños de futuro, los problemas hogareños, corazones que se ocultan anónimos tras un libro abierto, tímidas sonrisas o el ceño fruncido del eterno ausente. La voz en lo alto anunció estridente su llegada mientras chasqueaba la megafonía. Las notas lejanas de una guitarra bohemia acompañaron aquellas apáticas frases manidas. El tren chirrió sobre la vía y se detuvo. Al verlo, una marea de impacientes viajeros se preparó en el andén, mochilas, maletas, periódicos… un revuelo agitado se extendió entre quienes tomaban el mismo transporte cada día. Dieron las nueve en punto. En medio del bullicio de quienes subían y bajaban, entre empujones y disculpas, abrigado con una chaqueta de pana algo raída de experiencias gastadas, un joven se esforzó por ocupar su asient…

«Umbrella» un relato sobre la vida

Imagen
Un relato sobre la vida, cuando nos perdemos y olvidamos quiénes somos realmente...

Capítulo 1
Solían llamarle Chico, pero, en realidad… nadie sabía su nombre. Formaba parte del día a día, de las noches y sus mañanas, de sus anécdotas, sus rumores y sus temores, y sin embargo… no le conocían. Recordaban vagamente cuándo había llegado, un día gris, mientras la mansa lluvia besaba las calles desiertas, entre charcos y neblinas. Había aparecido de la nada, con su figura desgarbada y su andar errático, la mirada perdida cargada de dudas, la voz muda, los ojos bajos, el semblante pálido plagado de sombras, tintes de una noche triste. Nunca le oyeron hablar, tampoco le preguntaron... No se relacionaba con nadie, era como un fantasma… Chico simplemente llegó y se quedó para formar parte de sus cuentos y entretantos. Se ocultó en el sótano del viejo edificio, en lo más profundo del agujero más abandonado y lóbrego, perdido en las más hondas tinieblas, bajo el rellano del portal. Allí se escond…

Ese cielo estrellado...

Imagen
Qué pocas veces miramos las estrellas... qué pocas veces volvemos la vista hacia el cielo para descubrirlas siempre radiantes, parpadeando en ese universo infinito por el que vagamos eternamente... ajenos a él, olvidándonos de su inmensidad... de su belleza. ¿Cuántas noches pasamos de largo, atentos únicamente a nuestros pensamientos... sin escuchar el pulso cósmico en el que nos mecemos desde que el mundo es mundo? Se nos olvida lo pequeños que somos, lo diminutos que se hacen nuestros problemas, nuestra rutina, nuestros días... frente a esa inmensidad perfecta plagada de incógnitas aún por resolver; se nos pierde su cadencia aparentemente rítmica, previsible y ordenada, con las estaciones, los meses, los cometas, los eclipses, las constelaciones, la vía láctea...; se nos pierde y sin embargo volcamos en ese cielo estrellado nuestros más íntimos deseos... nuestra esperanza... nuestros sueños... Está el firmamento escrito con nuestros versos... Qué pocas veces se nos reflejan las estr…

Recordar, para volver a empezar...

Imagen
Es curioso cómo el mundo se detiene cuando las prisas se olvidan... y decidimos tomarnos nuestro tiempo; es curioso cómo, cuando de pronto nos sobran las horas y no sabemos qué hacer con ellas... el espacio alrededor se distiende y las distancias se alargan... Es curioso que en esos momentos, cuando de pronto la vida te da un respiro y las circunstancias te dejan margen, te descubres mirando el reloj... porque te sobran espacios en la esfera llena de minutos que normalmente te faltan... Es curioso que en esos raros instantes, cuando te das cuenta de que puedes tardar lo que quieras en ir a tu cita, en peinarte y arreglarte... cuando comprendes que si no decides hacer algo distinto, probablemente pasarás lo que dure ese valioso regalo de "tiempo"... ¡¡simplemente desperdiciándolo en nada!!
La vida, en esas preciosas ocasiones, suele ralentizar su ritmo alrededor, como si funcionara por algún caprichoso mecanismo íntimamente unido a tu pulso interior... por ti, y por nadie más…

A Veces...

Imagen
La vida, algunas mañanas, amanece fría... carente de empatía; se muestra brutal, como esa losa donde se encadena el miedo, déspota como la pesadilla que hiela el coraje, la que puebla las noches de insomnio y teje telas de araña que consumen el alma.
La vida en esos días se revuelve traicionera, no se deja amarrar, serpentea y se retuerce, se burla esquiva, como una arpía cobarde, ladrona audaz en su locura caprichosa... Se enreda en el entendimiento y estrangula la voluntad... exprimiendo los restos que devora.... y se envilece.
La vida a veces se pinta de grises muertos, disfraza su manto y se pierde... y no vuelve. Gira alrededor y desvela sus dientes afilados, dispuesta a devorar el alma, a segregar el espíritu y cercenar el valor y la cordura... Se lleva los esbozos de sonrisa y los atesora en su agujero fatal de olvido, donde todo perdura en un baile eterno de locura, donde todo se confunde y se disipa... y la esperanza no tiene cabida.

Y... a veces, cuando no miras, la vida re…

Es porque...

Imagen
Porque cada día llenas mis espacios, mis mañanas, mis noches, mis ratos más bajos, mis arranques de mal humor, mis risas espontáneas, mis esperanzas y mis miedos… de sonrisas, de sueños y alegrías, de abrazos y emociones… Porque en tus manos generosas hay encuentros cálidos, porque cada renglón escrito en esta historia, entre tú y yo, está repleto de buenos momentos, porque caminas a mi lado, y no en mi lugar, porque velas por mí, en vez de retenerme, porque me miras y me ves… tal como soy, y en tus ojos me veo reflejada y valorada, y haces que quiera superar mis límites y ser mejor… Porque cada día, antes y después, durante y entre tanto… haces que confíe, derribas las barreras, tiendes nuevos senderos a mis pies y los llenas de flores para que no me roce si camino mucho rato… y paseas conmigo, de la mano o no, siempre dispuesto a prestarme tu brazo, o a dejarme espacio… siempre atento, siempre tierno… Porque cada día es nuevo y haces que sueñe como si fuese la primera vez, porque ca…

Gotas de Lluvia...

Imagen
Las gotas de lluvia dibujan lazos invisibles entre tú y yo… hilos de prístina belleza, que apenas se sienten… encadenando el corazón, mientras me abrazas. La lluvia mansa serpentea entre besos y caricias, arrastra la pasión a ras de piel, mil reflejos de ternura en fríos destellos sobre ardiente clamor… Bebe de ti y de mí, penetra la piel enfebrecida, apenas calma el rubor que tiñe mis mejillas…
Gotas de lluvia bajo un cielo gris lleno de armonía, lluvia intensa que baña nuestro baile cadencioso, al ritmo del tiempo eterno, sin final ni medida… Burbujea en los reflejos agitados, pintando de ondas caprichosas una imagen perecedera de un amor eterno… mientras los hilos estrechan el espacio y nos entrelazan en una dulce madeja… dulce y violenta… dulce y tierna…
Veo en tus ojos el fulgor de la palabra, vertida sin lágrimas en mil gotas barriendo tus mejillas, un “te quiero...” que vela el juicio y me arrebata el sentido…
Bajo esta lluvia me enredo en ti y se disparan mis sentidos, se borr…

Reseña en TV

Aquí os dejo un enlace del programa L'Olla, un programa de TV de cultura en el que Violant Muñoz habla de mi novela, "El Secreto de La Belle Nuit". Gracias Violant!!
Si queréis ir directos, aparece a partir del minuto 14', aunque el programa es muy interesante. Es en catalán, pero se entiende muy bien. 
http://etv.xiptv.cat/lolla/capitol/28-octubre-2014-1a-part