Lo peor es el miedo

Lo peor de no saber, lo peor de la incertidumbre, del temblor bajo el suelo que pisabas, que se resquebraja y se abre en un profundo abismo cuyo fondo no logras distinguir…

Lo peor de lo que se cierne sin anuncios ni plazos, lo peor del cambio, de tener que aventurar lo que vendrá, de tener que recurrir a la esperanza y los sueños para pintar esa sombra que se nos viene encima de otro color que sea más amable y feliz, menos amenazador…

Lo peor de presumir el futuro, de adelantarlo con las frágiles armas del pasado, que ya no sirven… lo peor de temerlo y esperarlo a un tiempo que no se deja atrapar ni corregir, mientras el rumbo se tuerce o se desvía, o se detiene…

Lo peor de mirar alrededor y ver mil sombras más buscando un destino, mil vidas braceando en busca de aire, mil ojos sondeando la oscuridad, en el mismo caprichoso devaneo del caos…

Lo peor de extender la mano y tantear ese vacío pavoroso sólo para rozar una gran nada, el aire burlón…

Lo peor de no saber, no es lo que vendrá.

Lo peor es ceder al miedo.

Lo peor es permitir que el miedo te devore.

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte