Un baile entre tú... y yo

Lo prometiste... Aún lo recuerdo, y aún espero.

Prometiste un baile, una danza perfecta, entre tú y yo, un abrazo entre giros y paseos, al son del mundo, al son que marca el tiempo... Descalza a través del pensamiento, caminando entre velos y sombras que la brisa enreda y desenreda, desnuda en el recuerdo, navegando esa memoria que los días de lluvia conmueven y envuelven en dédalos de nostalgias que hablan de ti, de tu olor, de tu piel cálida, perfumada para mí...

Entre tú y yo apenas hay una noche entera, una mañana fresca, un desayuno, un café y un baile... entre tú y yo, apenas queda espacio para nada más, las palabras se cuelan en el aliento, y el aliento se enreda entre tus labios y los míos, mientras me besas... Entre tú y yo la luz se disipa en volutas caprichosas de encuentros pasajeros, del tiempo detenido en nuestros dedos, que lo desmadejan sin medida, robándole la eternidad... 

Tus pasos y los míos se confunden, el pensamiento se eleva, perfecto y único, al ritmo de nuestros corazones...

Pero aún me debes ese baile.

Lo prometiste, abrázame pues y baila conmigo, entre giros sin apenas movimiento, al ritmo de esa música que sólo suena en nuestro devaneo caprichoso, íntimo y duradero...
Lo prometiste, un baile, entre tú y yo, y aún espero...

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte