Quién Soy

He estado pensando, madre mía, cuando me pongo... jajaja y, se me ha pasado por la cabeza que muchos no me conocéis, salvo por el contacto que hayamos tenido cuando os he visitado, o porque habéis caído por aquí de casualidad, o a través de otros amigos, y alguno sabéis quién soy de sobra, ;)

Estaría bien contarte algo de mí.

Pues para los que tengáis curiosidad,me presento:

Maite R. Ochotorena, biografía novela negra, misterio, intriga


Soy, ante todo, escritora. ¿Por qué? Yo que sé, pues porque nací así, contadora de historias, alguien en cuyo interior bullen mil historias, como hilos de colores que esperan a ser hilvanados para formar un hermoso tapiz lleno de color, de emociones, de historia... mis novelas. Llevo toda la vida soñando con hacer esto, escribir!!! Pero no ha sido fácil llegar hasta aquí.

Muchos sabéis, porque lo habéis vivido, que uno no siempre apuesta por lo que realmente le gustaría ser, o hacer. No solemos ser honestos con nosotros mismos, y, bien sea por educación (nos tienen fritos repitiéndonos que esto de escribir, pintar, cantar... es un hobby), bien por miedo al fracaso, por timidez, o por lo que sea, he sido un experta en buscar excusas, acabamos yendo contra corriente.

Y cuando vamos contra corriente, es contra nuestra propia naturaleza, contra nosotros mismos, contra quien estamos luchando cada día. Pasamos meses, años, esforzándonos por acallar esa voz interior que protesta, por aplastar nuestra verdadera pasión, por doblegarla, para ser aquello que nos dicen que es mejor que seamos, para alcanzar lo que se supone que es el bienestar que esta cruda sociedad nos vende a todas horas, para encajar, para no tener que afrontarnos.

Yo lo he hecho. Muchos años, muchos... Y... ¿sabéis el ENORME esfuerzo que he hecho para no ser honesta con lo que soy? Es cruel, es inhumano, y desde luego, NO TIENE SENTIDO.

Pero lo he hecho.

He pasado tanto tiempo volcada en proyectos de otros, gastando ilusión y energía en ideas que no eran mías, en empresas, proyectos o trabajos que no me importaban, y me he desgastado tanto por el camino... No es que todo lo que he hecho en esta vida no me haya servido para nada (eso no es cierto), pero sí que me he dejado mucho de mí misma por el camino, porque... ¿sabes?, no hay nada que destruya tanto el espíritu como negarse a uno mismo.

Ha llegado un punto en el que me he visto obligada a tomar decisiones, a replantearme mi vida. POR PURA NECESIDAD... he claudicado, ¿¿¿o será más bien que he resucitado, o que he visto la luz??? Apuesto por esto último. La cuestión es que tuve que caer bien hondo para aceptar que NECESITABA ser yo misma y hacer lo que siempre he deseado: escribir.

Mi lucha día a día es para lograr hacer realidad lo que tanto tiempo me ha costado reconocer. Salgo a visitarte, llueva, nieve o truene, con lluvia o con sol... Sí, a visitarte. Me presento en un pueblo, y entro en el primer local que encuentro, una carnicería, una peluquería, un despacho de abogados... ¿qué más da? Lectores hay en todas partes, ¿no? Entro y me presento, y te cuento quién soy, y te hablo de mi novela, algo breve, para darme a conocer. ¿Es duro? Sí, mucho, hay días que literalmente «no» quiero hacerlo, pero también es enriquecedor, mucho. Por supuesto, también hago presentaciones, entrevistas, y ése es ahora mi trabajo, ése y escribir. Con dos novelas publicadas y una tercera en camino, ya no puedo hacer otra cosa. No hay marcha atrás.

Porque cada día que me levanto y consigo que un puñado de personas más se decidan a conocerme, a leerme, es un triunfo; cada vez que me abres la puerta, que me sonríes, me das la energía que necesito para superarme a mí misma, a las secuelas que me dejó ningunearme cada día. Poco a poco me conoce más gente, a unos les gusta como escribo, a otros supongo que no...

Lo curioso es que, al final, TODO me ha traído hasta aquí, todos esos trabajos que tanto me desgastaron, me han hecho fuerte y me han dado la experiencia para poder hacer lo que estoy haciendo, y tal vez es que tenía que pasar por todo eso para estar preparada, o tal vez no, pero al final, aquí estoy, compartiendo con vosotros mucho más que mis novelas.

Si has leído hasta aquí, GRACIAS, gracias por estar ahí, gracias a ti, que un día me escuchaste, que compraste mi novela, que me lees, que esperas mi próximo lanzamiento... GRACIAS a todos los que me dais una oportunidad.

ESTE SUEÑO NO TENDRÍA SENTIDO SIN TI, NO SE CUMPLIRÍA SIN VOSOTROS. GRACIAS!!

Y en fin, pues esta soy yo. TOMA CONFESION!! jajajaja

También estoy un poco loca... Pero ésa es otra historia.

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad