Día a día, es cosa de todos

Hoy, de camino como siempre para promocionar mi trabajo como escritora, he escuchado en la radio un debate sobre la evolución de la lucha por la igualdad de género en nuestra realidad, a pie de calle, en la sociedad... La pena es que no me ha sorprendido escuchar que aún hay mucho por hacer, que se ha avanzado en cuanto a medidas legislativas y recursos, pero NO en el día a día, en la educación de la sociedad, donde se siguen utilizando los viejos roles; en nuestros hogares, en muchos, sigue siendo la tónica que la mujer es la que se ocupa de la casa, de la limpieza, de las compras; en nuestra vida, es demasiado común que en una comida entre amigos o familiares, sean las mujeres las que se levantan a recoger o fregar, mientras los hombres se quedan charlando... sigue siendo la tónica regalar en rosa o azul, se admiten chistes y comentarios machistas como algo "normal" y tenemos que callarnos porque, si no, somos las histéricas feministas... ¿SI O NO?


Y mientras tanto mueren mujeres a manos de sus parejas, mueren niños en medio de todas esa violencia...

Mientras continuemos aceptando los pequeños detalles, esos que construyen la norma a base de repetirse, esos que asimilan nuestros jóvenes porque lo ven en casa cada día... jamás, ¡¡JAMÁS!! avanzaremos en este asunto. Para erradicar esta lacra, todos, hombres (porque sois los primeros, sin generalizar, que hacéis chistes, que permitís por comodidad que seamos nosotras las que ocupemos ese rol rancio y anticuado) y MUJERES (porque somos nosotras las que muchas veces predicamos con el ejemplo por educación, por costumbre...), tenemos que poner de nuestra parte, hoy, ahora!!

Levántate y recoge tú (marido, pareja, hermano, padre...), para que los niños aprendan la igualdad desde casa; alza la voz y corta ese comentario machista, no lo dejes pasar, hagamos algo... Porque es espeluznante escuchar que nuestros jóvenes adolescentes están desarrollando actitudes machistas en una curva ascendente muy... muy preocupante...

En fin... Como todo, entre todos, o nada.

Un beso amigos

Maite R. Ochotorena


Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte