Perseverar

Perseverar, flaquear pero siempre para perseverar, creyendo que con esfuerzo, y... sobre todo con ilusión, contagiosa, alegre, prometedora, se puede lograr.

Perseverar, y creer que tal vez no hoy, ni mañana, tampoco dentro de un año, pero creer que más adelante en el tiempo, alcanzaremos esa oportunidad esquiva, la que se nos va escurriendo aparentemente de las manos con cada esforzado paso que damos...

Perseverar, con ilusión, con ganas, otras veces sin ánimo, para volver a la batalla renovados cada vez...

Perseverar, y creer que todo es posible, cueste lo que cueste, acompañados por una lluvia torrencial a veces, helados de frío o asfixiados de calor, en nuestros mejores y en nuestros peores momentos, ante los que te reciben con una sonrisa... y los que no tienen tiempo ni ganas... ni ilusión...

Perseverar con cabezonería, paso a paso. Quién sabe lo que nos espera al otro lado del camino??

Merece la pena recorrerlo!!

Maite R. Ochotorena


Entradas populares de este blog

La Espera

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte