¿Y si...? Escribir o perderme en el intento

¿Y si te encuentras con que tus ideas no resultan como pensabas? Los tropiezos, esos compañeros inseparables cuando echas a andar con tus proyectos. Levantarte cada día y no saber qué va a pasar mañana, afrontar la incertidumbre, que se pasa la vida corroyendo tu decisión, envenenando tus oídos con miedos y excusas...

No hay una receta mágica, sólo tú tienes la última palabra, sólo tú decides sobre lo que vendrá... o no, sobre tu futuro. Si te sirve de algo, yo cada día salgo de mi casa sin tener el menor control sobre lo que va a ocurrir. Nunca sé si esa mañana habrá quien quiera escucharme, quien decida leerme, quien se preste a abrirme su puerta para saber quién soy, una escritora con dos novelas publicadas y una tercera en ciernes; nunca espero nada, porque esperar algo sólo me genera presión, y yo, sinceramente, no soporto la presión. Ya he tenido bastante en mi vida, la he desterrado, bien lejos, para quien le funcione. Prefiero llevar en mis bolsillos ilusión, orgullo, muchas ganas y sonrisas, porque si algo sé es que creer en lo que haces es lo que te abre las puertas.

Es escribir o perderme en el intento.

Tuve mucho miedo a la hora de dejarlo todo para lanzarme a esta aventura, yo sola, sin respaldos, salvo el de mis amigos, mi pareja y mi familia; yo ante el mundo, con una idea sencilla pero un arduo trabajo por delante para darme a conocer. Lo aposté todo por este sueño, y sólo dependo de mí, de mi carrito lleno de libros, de mis días buenos y de los malos, de que llueva, de mi salud, de mi ilusión, sobre todo de mi ilusión.

Así que, ¿qué te voy a decir? Yo lo tuve claro, pase lo que pase, le pese a quien le pese, ¡¡por encima incluso de mí, mi peor enemigo!! Es mi apuesta, esta va por mí. ¿Puedes tú hacer lo mismo? Yo creo que sí.

Porque si nos equivocamos, al menos lo intentamos, y nadie podrá decir que no lo hicimos con ganas, con el corazón...

Brindo por eso, y si estás en la lucha, ¡adelante! Si vas a saltar, ¿qué puedes perder?

Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad