Dime qué ves...

labios cerrados

Habla...
Qué sientes,
dime qué ves,
o qué crees que ves.
Dime qué piensas,
pero habla
Porque tu silencio 
me cuenta cosas que se me clavan en el alma,
tu silencio me conmueve,
se me lleva las entrañas hacia el abismo,
el abismo del miedo a perderte...
Habla,
dime qué sientes,
dime qué crees.
Tus labios se mueven,
pero no oigo nada...
Tu voz suena,
pero no entiendo tus palabras huecas,
vacías de ti y de mí,
vacías de esas verdades 
que necesito escuchar,
aunque duelan,
aunque se me claven como puñales...
Habla,
habla ya.
Mira... y mírame.
Habla... y háblame.
Y dime qué ves.
Y si lo que ves 
no te dice nada...
Y si lo que dices no dice nada....
Pero habla...
Prefiero oír la verdad
a enterrar mi corazón 
en esta arena perpetua
que no conduce a nada...
Habla,
dime en qué crees.
o libérame....

Entradas populares de este blog

La Espera

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad