Quédate

Pincha aquí para escucharlo...
El tiempo se detiene…
en forma de suspiro, leve… acompasado…
al ritmo del pensamiento, que vuela… y se mece… y se envuelve…
de ti, de mí…
del recuerdo que pasó,
un instante perfecto en este cuadro imperfecto…

Se me para el corazón,
se prolonga el pulso y en un latido…
incesante…
vibra tu nombre,
y mientras tanto,
mirando el este,
por donde te fuiste,
algo se rasga por dentro,
y siento que el tiempo se lo lleva todo…


Salvo a mí.


Es un beso en la tarde,
es perecedero,
como tu presencia,
como la vida en tus promesas…
como tus cartas incompletas…

Me entierro en esta ventana,
envuelta en nostalgias, viendo llover…

Mis labios pronuncian algo,
pero cada letra se pierde en esta brisa que lo mueve todo,
mi paisaje sin ti,
un vaivén de tormentas…

Me conmueve el dolor.


Duele…

Es un beso tardío,
un te acompaño,
un cada instante,
un quédate…

Quédate…

El tiempo baila conmigo,
me susurra al oído un velado consuelo,
y me hace girar…

Vuelo a través de ti,
pero no estás,
y en cada paso…
hay una pausa lánguida.

Pero no soy yo.

Pero no eres tú.

Es un beso que quiere decir del revés,
lo que no puedes decir sin perder…
Hay un latido suspendido entre tú y yo.

Quédate.

© 2017 Maite R. Ochotorena


Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte