Rompiendo las barreras

Voy a romper mis pérdidas, a golpe de traición, porque sólo así podré escapar de esta vida estéril que me mantiene inerte, como una máscara sin vida, a través del tiempo.

Voy a contar hasta diez antes de sumergir la cabeza en este pozo sin sentido que suma mis días, porque para saber quién soy necesito mirar atrás, hacia esa sombra que me envuelve.

Voy a tener que tomar mi conciencia al asalto y hundirme hacia el confín de este reino del horror inmóvil donde nada cambia, y el castigo permanece.

Rompiendo las barreras


Mi historia no es una historia común, es la historia del miedo, mi miedo, el que siempre me ha acompañado; ese miedo que doblega todos los sueños y devora el alma; ese miedo que se impone en cada decisión que no tomas, el que te hace vacilar toda la vida, eternamente… el que tira de ti en la corriente, y hace que te pierdas en un bucle sin fin, hasta agostar quien eres, hasta un infinito gris que se bebe tus lágrimas, sin medida, cada vez que te miras en un espejo.

Y después…

Voy a agostar este silencio que duerme, raído y vasto, consumiendo el aire que respiro. Voy a ser hostil con este duermevela inconsciente en el que se mece mi memoria, para poder respirar, y hacer que mi corazón bombee de nuevo, como si una horda salvaje se abatiera sobre mi cobardía, al son de un tam tam imaginario que se deja sentir, que retumba en mis entrañas, que aturde y arrasa con ése que arruina mis intentos, con ése que era yo, y que no soy yo…

Quiero beberme la vida, a tragos, a tragos… Quiero saciar esta sed que se quedó a medias, quiero extender la mirada y no ver horizontes, sólo un símbolo de infinito abierto a una eterna posibilidad de ser auténtica en este mar apacible donde nada cambia, donde todo se duerme.

Voy a romper mis pérdidas a golpe de traición, voy a devastar el bastión inexpugnable y a cruzar todos los fosos, y a trepar a lo alto de ese muro, y a saltar al otro lado… Voy a romper esa falsa promesa con que un día rubriqué mi derrota más íntima, sin concesiones, sin cláusulas de letra pequeña, sin espacio para ti.

Voy a arrasar este mapa estéril para trazar un nuevo paisaje, a mi medida.

Ahora sí… Ahora sí.

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte