No le tengo miedo

Una llamada en la noche,
un cascabel,
en la entrada de mi torre.

Se acerca el rumor del viento,
serpentea a través del pasto seco,
y escucho perfectamente su aliento.

Una llamada se repite,
dos,
tres veces,
sacude mi sueño cauto...

Oigo el pulso de esa encina,
su sombra muele la tierra;
hay una danza en el aire
que mueve sus ramas...

Un cascabel,
un tintineo fugaz,
los tejados se arriman al cielo negro,
y el viento arrecia,
se arrastra miserable agitando ese pasto mugriento.

Las primeras gotas sacuden la tierra yerma,
el perfume almizcleño de sus entrañas
se cuela en mi madriguera.

Ya se acerca.
No le tengo miedo.

Una llamada en las sombras.
Ya está aquí,
al pie de mi castillo,
se alza desde el fondo de ese abismo
y me mira a los ojos.

No le tengo miedo.
La vida y el infierno se desatan,
no hay pasos que hollen la piedra,
no hay voces en el silencio,
sólo esa llamada en la noche.

No le tengo miedo...

© Maite R. Ochotorena

Entradas populares de este blog

Relato de terror: «Lula»

«El Sauce Llorón», un cuento de Navidad

Relato de Terror: El Mensajero de la Muerte